Contact center

Campañas de venta por teléfono

Seguro que en más de una ocasión has recibido llamadas para venta de productos por teléfono, ya sean seguros ya sean otros artículos de consumo. Seguro que el trato que has recibido por parte del vendedor te habrá hecho sentir más o menos inclinado a atenderle y escuchar lo que tenía que decir sobre su producto.

El trato y la calidad de la llamada vienen determinados por la empresa contac center coruña que se haya contratado para llevar a cabo la campaña. En muchos casos, la elección de la empresa va a ser determinante para el éxito de la campaña, que se va a ver incrementado por la profesionalidad de quién realice la llamada y que se medirá por factores como:

-La forma de presentar el producto al cliente. En este tipo de campañas los clientes no son elegidos a dedo, sino que las bases de datos han sido decididas por la empresa. Se supone que estos clientes tienen algún aspecto que hace que puedan estar interesados en el producto que se vende. Por eso, el vendedor debe de entrar por ahí para poder captar el interés inicial de quién le escucha y evitar que cuelgue el teléfono sin saber qué es lo que se le está ofreciendo.

-La forma de conversar. Todos hemos sufrido alguna llamada en la que el operador al otro lado del teléfono nos ha leído en tono monótono un texto preparado para vendernos un producto. Como sabe que el tiempo es básico, lo lee a gran velocidad, a veces con una dicción no muy buena, lo que hace que la persona que escucha desconecte en pocos segundos.

La manera correcta de hacer las cosas es charlando con el cliente, preguntándole cosas para que interactúe con lo que se habla y se sienta cómodo con una llamada que se sienta personal y que no parezca hecha por una máquina.

-Pedir permiso al cliente. Es algo básico, muchos operadores comienzan a hablar nada más descuelga el teléfono la otra persona sin preguntar si es un buen momento para ser atendidos o si se prefiere que se llame en otro momento. Esto hace que la persona al otro lado del hilo se sienta incómoda, invadida en su intimidad o en su trabajo y sea más propensa a colgar directamente el teléfono o a interrumpir para poner una excusa y no seguir adelante con la conversación.